Las 5 claves para mejorar tu relación de pareja desde la Psicología

Esta semana en Psicología del Triunfo te vamos a dar las claves para que tu relacion de pareja, tu actual pareja, o tu segundo, o quizás ya tu tercer matrimonio, puedan ser el definitivo. Parejas nuevas con nuevas ilusiones, que vienen a sumar en tu experiencia vital. Te cases o no, es el momento de mirar a tu última relacion de pareja importante, sí… aquella que aún te revuelve el alma, para no cometer los mismos errores. Que ya sabes que van a ser otros, pero por lo menos que no vuelvan a ser los mismos. Sexo, sexo, sexo… What else?

Las relaciones de pareja y la comunicación

¿Qué falló en tu última relación de pareja? ¿Te atreves a intentarlo de nuevo?

Y no me digas que le has cogido miedo o pánico!!! al compromiso…

No te preocupes: si te pasa, está dentro de lo normal. Deberías tomarte tu tiempo, y si vuelves a enamorarte, y te apetece dar más pasos… ¡No panic!!! En este artículo, Miguel y yo desde Psicología del Triunfo te damos las claves, los 5 errores que tienes que vigilar para no cometerlos… de nuevo.

Aquí descubrirás para tu próxima relacion de pareja: las 5 claves. Relaciones de pareja y psicologia pareja…

¿No te pasas que cuando va pasando el tiempo, ya no tienes la pasión del principio? La pasión se esfuma y no andas teniendo sexo a todas horas… Caes en la rutina, en la normalidad. Todo se vuelve súper aburrido, “seguro” y pierde la pasión y el encanto del principio, porque sabes que todo está en casa esperándote, y no hay que luchar nada por ello, porque está “asegurado”…

Monotonía. Aburrimiento. Sota, caballo y rey…, y empiezan los problemas de base. Esos que terminan acabando con la pasión y la ilusión, y terminan en una nueva ruptura. La número… mejor no pensarlo!!!

Con 40 puede que ya hayas pasado por un matrimonio o una relación de pareja seria, y aquí estás de nuevo: con ilusión por otra persona, pero con más “miedo que vergüenza” a comprometerte o dar un paso más. Otra relación de pareja… y ya no sabes ni cómo presentársela a tus colegas.

¡Venga! ¡Échale un par y haz cosas distintas para que esta historia no sea una más de la lista!!!

Te voy a dar una buena noticia: se puede cambiar la historia.

La pregunta clave es: ¿y qué cambiar? Pues ahí es donde este artículo puede ayudarte, y darte pistas para que quizás esta vez sí sea la “definitiva”. La relación de pareja que te dure más tiempo.

Para tener más oportunidades, hace falta echar la vista atrás. Aunque duela y no mole nada hacerlo… porque ya te adelanto: que no mola hacerlo.

Hacer el ejercicio de ver qué cosas fallaron siendo de verdad honest@, porque sino, no vale para nada… Así las probabilidades de éxito se multiplican y… ¿quién sabe? A lo mejor ésta, es la definitiva durante muchos años, o el resto de la vida que tengas por delante.

¿Te animas a descubrirlo con nosotros?

Sin miedo. Adelante… Este artículo te va a dar las 5 claves para evitar los errores de pareja más comunes.

Te ayudará a vivir sin miedo la siguiente relación de pareja, y puede que ésta sea la definitiva… Atrévete a hacerlo, y si ves que se pone cuesta arriba, no dudes en levantar la mano y pedirnos ayuda en Psicología del Triunfo.

Relacion de pareja. Vivirla sin miedo
¿Te atreves a vivir tu relación de pareja sin miedo?

Miedo al compromiso​

Hoy en día parece que todo tiene que ser inmediato. Se tiene sexo antes de casi conocerse y tomar el segundo café, y comprometerse parece algo del siglo pasado.

Estamos en tiempo de Tinder, del café para llevar, del todo vale, de los clubes de swingers, los tríos, las orgías, el satisfyer…, y parece más complicado que nunca tener una relación de pareja.

Con este escenario, el matrimonio o las relaciones de pareja, parecen algo trasnochado que sólo queda para algunos que no saben vivir la vida. En los perfiles del Tinder lo primero que tienes que decir es qué buscas: polvo rápido, relación o el “ya vamos viendo”. Joder, y qué dices en una pregunta así?¿?¿

Al final terminas diciendo lo del “ya vamos viendo”, porque no sabes muy bien dónde ponerte entre esas 3 opciones… Coño, que un polvo rápido no quieres, pero tampoco quieres una relación de pareja con el primero que pase por tus piernas. Mal, mal, mal…

Bueno, pues en este siglo también puede que tenga sentido lo de la relación de pareja o lo del matrimonio… aunque puedes adaptarlo a tu forma de ser, a como a ti te guste vivir tu historia, y a tus propias reglas del juego.

Hace dos semanas estuve en una boda civil, y la jueza leyó los artículos de la ley que aplican al matrimonio. Para mi sorpresa uno de ellos es que obliga a los esposos a vivir juntos ¿¿¿??¿? WTF? Nada más lejos de lo que yo quisiera tener hoy en día. ¡Ni loca!

Imagínate qué sería ahora vivir con alguien cuando ya has pasado por esa experiencia y además tienes hijos pequeños. Y, sin embargo sí es una idea estupenda tener una pareja estable con la que compartir y vivir, cada uno en su casa, una bonita historia que se mantenga en el tiempo… Cada uno con la ropa en su casa, y compartiendo sólo los ratos buenos. Después cada cual a su casa, y Dios en la de todos.

Resultado de imagen de imagen loca gatos soltera

¿Me compras la idea de adaptar la relación a tu vida actual?

Porque, ¿qué pasa cuando tienes una custodia compartida y tus hijos viven contigo?

– Amor ¡ Casate conmigo!

+ ¿Me comprarás una anillo con un diamante enorme?

-Mmm, que forma más astuta de rechazar la respuesta.

Relación de pareja: 5 claves para triunfar

Cuando no tienes 20 años, estás solter@ y sin hijos, las cosas son distintas. Y es ahí cuando las cosas empiezan a hacer aguas, porque no parece sencillo poner a vivir en la misma casa a tu nueva pareja y a los hijos de la anterior… si quieres hacer un circo a tres pistas, meter también a los hijos de tu pareja en la historia.

Así contado, se masca la tragedia antes de empezar… ¿Tiras la toalla o sigues leyendo para ver que sí hay luz al final del túnel?

Y no hablo de infidelidades, ni desconfianzas. Hablo de esos errores que sabes (sabemos), que antes han hundido tu relación, y que quizás ahora sí puedas solucionar… También es verdad que lo sabes ahora, que ya ha pasado el tiempo y ya no duele tanto la ruptura. Al principio era más jodido de ver, y de pensar…

Por ejemplo:

Si no le das su espacio y tampoco te coges el tuyo, tarde o temprano se termina ahogando la relación. Eso se suele aprender con los años.

Tener problemas de comunicación, y dejar que el silencio vaya cogiendo terreno, es una cagada, porque al final hay tantos temas tabú que terminas por no tener nada de lo que hablar.

Poner mil normas súper estrictas que terminan cansando y sacando de quicio al otro, acaban con un “¡a tomar por culo!”, que es una de las mejores frases para terminar algo que te está hartando.

Aburrirse en la cama y tener un sexo monótono y aburrido, sin pensar en cómo darle vida y pasión a la cama… Termina con el famoso de los sábados, ése en el que estás rezando para que acabe pronto, porque está con la cabeza en otro sitio.

¿Te suena todo esto?

Conseguir que la pareja funcione y se mantenga en el tiempo no es tarea fácil, y requiere de autocrítica, sin rencor y desde la calma… Pero vamos, que tampoco hay que ir a Harvard para conseguirlo.

Fuera los miedos. Deja atrás el pasado, y mira hacia atrás sólo para coger las cosas que te enseñen algo. Analiza los errores que sabes que cometiste, y ponlos en positivo. ¡Échale huevos y a por ello!

Hace un tiempo una paciente me comentaba que siempre terminaba las relaciones porque sus parejas no entendían que ella tuviera una hija. Su hija era su prioridad, y las parejas competían con la niña… En las sesiones analizamos juntas su historia, y había algo que se venía repitiendo en todas sus relaciones: elegía siempre parejas sin hijos, que difícilmente podían entenderla.

Ahora está feliz con su novia, quizás porque esta vez las dos tienen hijos. Su nuevo amor sí entiende que ese amor incondicional por los hijos no está reñido con el amor que se tienen, y lo que forman juntas. Son amores complementarios, y no excluyentes.

¡Prueba superada para ellas!

Ha conseguido volver a reírse, y ponerse el mundo por montera, porque ya no tiene que estar explicando que cada cosa tiene su lugar, que tiene “corazones distintos” para su hija y para su novia. Ahora vive su pareja de una forma libre y auténtica, sin rivalidades tontas entre lo que es la maternidad y lo que es la pareja.

¿Te animas a descubrir cuáles son los errores más comunes?

No a la monotonía en la relación de pareja
No caigais en la monotonía. El sexo y la intimidad deben ser divertidos. Atrévete a innovar.

«Al principio todos los pensamientos pertenecen al amor. Después todo el amor pertenece a los pensamientos.»

(Albert Einstein)

Relación de pareja: las 5 claves

Relación de pareja: las 5 claves​

¿Has pensado que te vendría bien tener una relación de pareja?

Como dice un colega mío, ahora lo que quiere son: caricias, sexo, confidencias y alguien con quien ver la tele en casa, arropaditos los dos con una mantita… Bueno, lo busca ahora que su novia le ha plantado, y como no es tonto, teme que el invierno vaya a ser duro. Ahí le tienes, buscando debajo de las piedras con quién pasarlo…

La verdad es que eso de los besos, el sexo salvaje, las confidencias y todo lo demás, es un poco lo que queremos todos. El ideal… Pero en su idea fantástica, no salían para nada ni los malos rollos, ni las broncas, ni tener que dar explicaciones, ni nada de la parte menos bonita de estar en pareja. Sólo hablaba del buen rollo.

¿No te suena a cuento de Disney?

Imagen relacionada

Pues aquí están las cinco claves del mundo real, porque ni mi colega, ni tú, ni yo, dudo que encontremos a alguien tan perfecto como para tener sólo la parte buena… Los mortales que no vivimos en el mundo de Disney tenemos otros problemas y realidades.

Imagen relacionada

Así que vamos a ver los 5 errores que más se comenten en las parejas, los “errores del matrimonio”, para tratar de huir de ellos y no cometerlos sin querer… ¡que sea queriendo al menos!

Adelante, vamos a por ellas:

1. Sexo. Sexo. Sexo.​

Que el que no lo comparta no me cuelgue de los pulgares… pero el sexo es súper importante en la pareja. De hecho, dejar de tenerlo es el primer síntoma de que algo está fallando.

La pasión, las ganas, la excitación…, son el cemento que une a las personas. Que el resto también tiene que funcionar, la confianza, el apoyo, el arroparse en el sofá para ver la tele…, que sí, pero un buen polvo rebaja las tensiones y los malos rollos durante un tiempo.

¿O no es así?

Así que ya te lo estás currando un poco para que las cosas tengan pasión, y apetezca buscarse.

Lencería chula que muestren todos tus encantos y dejen entrever otros.

Nuevos juguetes sexuales para meterle morbo a la cama, de los que ya hablamos en otro artículo.

Ver porno en pareja.

Preparar una cita, para sorprender y pasar tiempo donde sólo existáis vosotr@s.

Todo lo que os valga y os funcione, vale.

Si desatando todos tus encantos las cosas no mejoran, prueba a hablar del tema. Con cariño y haciendo entender que necesitas sentirte desead@ y querid@.

Es muy importante sentir que le gustas, que te desea, que eres sexy… si no lo tienes en la pareja, tarde o temprano habrá alguien que te hará sentir especial y puede que sea el principio del fin.

No dejes que pase, ¡al menos sin intentarlo!

Reaviva la pasion. relacion de pareja
Reaviva la pasion. relacion de pareja. Prueba a preparar una cita sorpresa, o regala flores….

2. Tener ganas de verdad, de estar en pareja.​

Te parecerá una tontería, pero muchas veces faltan las ganas de cambiar cosas, por pequeñas que sean para estar en pareja. Tengo amigas que no quieren cambiar ni una coma, y les gustaría que “su príncipe azul” o “su princesa rosa” venga a buscarlas y cambie todo su mundo para adaptarse a ellas.

¿Qué pasa al final? Que siguen solas y cabreadas con el mundo porque eso no llega… Se ve súper claro que eso no pasa ni con quince, y si pasa, es que el tío o la tía están un poco descentrados para hacer tantos cambios al principio.

Para empezar, diría que lo más importante es tener voluntad de estar en pareja. Parece súper obvio, pero cuando no hay ganas de estar en pareja es complicado que la historia vaya más allá de la primera discusión.

Así que sacúdete la pereza. Piensa si realmente te apetece tener pareja, y si está claro que sí, échale ganas de empezar a cambiar algunas cosas por la historia.

Te comparto un vídeo de Emilio Duró sobre seguir virgen a los 45. No creo que sea tu caso!!!, pero mola cómo da las claves de porqué las cosas no funcionan si pasan los años y sigues sin pareja.

Échate unas risas viéndolo, que merece la pena. Pincha aquí para verlo:

¿Te has reído? Ahora échale una pensada a lo que dice…

Algo súper importante es que tengas claro qué andas buscando, porque si siempre acabas con el mismo tipo de tío o de tía, y ya has visto que no te va ese rollo, es el momento de pararse un poco y echarle una pensada…

Hazte una lista con lo que te gustaría que tuviera, y lo que ya has visto que no funciona contigo.

Una lista para ti. ¡Y puedes poner lo que te dé la gana!

¿Sexo? Que en la cama sea la hostia.

¿Citas? Que te lleve a sitios espectaculares y te prepare las mejores citas del mundo.

¿Pasta? Que gane mil millones al mes, y se los gaste contigo.

¿Altura? Que mida 3 metros.

Que haga sentir la reina o el rey del mambo.

¿Más sexo? Que pueda tener sexo 5 horas seguidas sin parar ni para ir al baño.

¿Familia? Que no tenga hijos, o que los tenga, y quiera tener 7 más contigo…

¡Lo que te dé la gana! Lo que sepas que te haría feliz, o creas que te haría feliz.

Parece un ejercicio de lo más tonto, pero ya te digo que no lo es. Por dos cosas:

  1. Te ayuda a liberar todos esos deseos que no dejas salir, porque te parecen ideas absurdas… pero están ahí, y te condicionan cuando tienes delante al tío o a la tía, y no termina de cuadrarte. Y le pegas dos pensadas y no sabes qué es lo que no te está cuadrando… Pues a lo mejor es una de esas fantasías que tienes sin identificar.

A lo mejor es que no es cariñoso, y para ti es súper importante que lo sea, aunque pienses que tú pasas de esas cosas.

O que no le gusta el sexo tanto como a ti.

…hazte la lista para que tu niñ@ interior sí esté tranquil@, y puedas identificar a la primera qué está fallando. Así podrás identificar a la primera si lo que sientes que está fallando es algo real, o una simple fantasía.

2. La segunda cosa mola aún más que la primera: si tienes la lista mágica, cuando tengas delante la oportunidad de estar con alguien, podrás saber si se parece a lo que deseas o no.

Si no hay por dónde cogerlo desde el principio, ya será cosa tuya empezar o no, porque será de las relaciones que vienen con “pancarta”. Ese tipo de pancartas que te dicen “esto va a ser un puto desastre, y lo sabes”.

Así que ya llevas dos cosas: tener tu lista de qué te gustaría tener como pareja al lado, y las ganas de tener pareja, para que cuando te apetezca tirar la toalla porque piensas que es un gilipollas integral o una tonta a las tres, sepas echarle un rato más a la historia (o no).

3. Tener claro hacia dónde vas, o crees que quieres ir.

Pues sí, aunque también parezca súper obvio, a veces nos ponemos a caminar como los pollos sin cabeza sin saber qué queremos encontrarnos.

Parece que quieres una relación, pero auto-saboteas lo que tiene pinta de llegar a serlo. Te buscas relaciones imposibles, de las que empiezan siendo una complicación desde el principio, y tienen pinta de que van a empeorar por momentos. Gente rara. Con estilos de vida que no compartes para nada…

¡Un desastre desde el minuto cero!

Así que para evitar esto, empieza por pensar qué crees que te va a hacer feliz. Después ya verás si funciona o no, pero al menos que de primeras le hayas echado una pensada al tema.

relacion de pareja. hacia donde vas
¿En tu relacion de pareja. hacia donde vas? Tener claro hacia dónde quieres ir, es súper importante

4. Dialoga.​

Cuando veas que las cosas no son como esperas, no esperes hasta estar hasta arriba: busca la ocasión para comentarlo con tu pareja.

¡Tampoco vayas a estarte todo el tiempo hablando de lo que no funciona, porque eso tampoco lleva a ningún sitio bueno!

Elige los temas que vas a poner encima de la mesa, los que realmente no puedes dejar pasar porque son como el gatillo de la pistola: una más, y saltas.

Para hablar de esos temas jodidos, elige bien el momento y la situación. Comienza contando todo lo bueno que tenéis, lo guay que es y todo lo que te gusta de su personalidad. Y cuando esté claro que sí quieres seguir y que mola un montón todo, sacas el “pero” a relucir con esas pequeñas cositas que se están haciendo cuesta arriba.

Echa de mano izquierda, y de mano derecha, y de sonrisa… y de todo lo que se te ocurra para que la conversación no se tuerza y acabe en discusión insalvable. A no ser que quieras romper de una vez por todas.

También hay que saber parar a tiempo, y si ves que la conversación se está calentando, puedes recular y dejarla para otro día… Lo importante es conseguir el objetivo de que las cosas vayan bien, no de provocar la Tercera Guerra Mundial.

5. No tengas miedo a que acabe.​

Fíjate que tontería: no tener miedo de todo se vaya a la mierda.

Sí, porque cuando se tiene miedo las cosas no funcionan bien. Puedes luchar y bajar a los infiernos por tu relación, pero si no va, pues no va.

Y a veces hace falta tocar fondo para valorar si realmente merecía la pena o no.

Cuando no se tiene miedo, las cosas se viven sin dramas y con naturalidad.

Nena, te quiero con locura,

pero no voy a aguantar más esta mierda, ni por ti ni por nadie,

porque no me lo merezco.

Quizás si lo planteas así, al menos dentro de ti, tu actitud sea más normal y puedas tener una pareja sana.

Lo contrario sería estar dispuesta a todo, y eso no es ni sano ni normal y, sobre todo: no mola nada si lo que quieres es ser feliz en tu relación de pareja.

Es tu momento… ¡Ve a por todas!

Conclusión ​

¿Has leído el artículo entero, y estás flipando de lo fácil que va a ser la próxima relacion de pareja que empieces? Ni de coña.

Si has tomado buena nota, estarás pensando si tienes miedo al compromiso, revisando tu última relación de pareja para ver qué errores se la llevaron por delante, o si simplemente no era el momento.

Si miras hacia delante, estarás pensando en las 5 claves que te hemos dado a lo largo del artículo:

1. Sexo. Sexo. Sexo.

Porque el sexo es el cemento que une las relaciones, y quita muuuuchos malos rollos. Desear y sentirte deseado. Disfrutar y que te hagan disfrutar. Poder hacer volar tu imaginación, sin tener que llegar a las 50 sombras de Grey (o sí)… lo que más te apetezca vivir y compartir.

2. Tener ganas de verdad, de estar en pareja.

Que si no, a la primera de cambio vas a tirar la toalla porque, no nos engañemos: cada uno es de su padre y de su madre, y las relaciones no son siempre fáciles de mantener en el tiempo.

3. Tener claro hacia dónde vas, o crees que quieres ir.

Para no andar perdiendo el tiempo en historias que no son lo que quieres. Si no sabes hacia dónde vas, no importa el camino que escojas…

4. Dialoga.

Y además no lo dejes mucho. Antes de mandarlo todo a tomar por culo, busca el momento y las palabras, y comenta lo que te está llevando por la calle de la amargura. Con cariño, y sin decir nada ofensivo. ¡Tómate una tila antes!!!

5. No tengas miedo a que acabe.

No mola nada estar en una relación por miedo a que acabe, tragando y tragando lo que no debes.

Piérdele el miedo a que la historia se acabe, y trata la historia como lo que es: una relación de pareja, no el centro de tu vida.

¿Qué te ha parecido?

¿Te ves con alegría para empezar otra historia de amor… o lo que sea que salga de tu siguiente relación de pareja?

¡Vamos a ello!, y disfruta.

disfruta tu relacion de pareja
Disfruta tu relacion de pareja

¡Adelante! Que la psicología del triunfo te acompañe…

····

Si este artículo te ha parecido interesante y guay, haz clic en alguna de las redes sociales de abajo para compartirlo y ayudarnos a llegar a más gente y que todos podamos disfrutar de

«Relacion de pareja: las 5 claves» 

¡Mil gracias de antemano!

¡Compártelo!

Deja un comentario