¿Tiempos de crisis? Educar a tus hijos en casa ¡Estrés infantil!

Llegó el coronavirus y llevas en casa desde… ¡ni te acuerdas!!!, porque parece que ha pasado una vida… En casa todo el día. Con deberes interminables. Teniendo que educar a tus hijos en casa. Teletrabajando. Con los deberes. Haciendo comidas, cenas, meriendas. El desayuno. Limpiando. Lavando ropa. Planchando. Los niños aburridos. Estrés infantil. Ellos se pelean… o aún peor: se aburren. ¿Dónde se aprende cómo educar niños en casa? Y no olvide de la custodia compartida, porque mantenerla en estos tiempos de confinamiento y “craisis” es como un circo a tres pistas: sólo para campeonas y campeones como tú y como yo. 

¿Por dónde se comienza a educar a nuestros hijos?

Puedes reconocerlo abiertamente sin miedo a ser una mala madre o un mal padre:

¡No sabes por dónde coger esto, y estás hasta el mismísimo moño!!!

¡No sabes educar a hijos en casa, porque no te has visto nunca en una de éstas!

Y les quieres, porque quieres a tus hijos con locura y con pasión, pero has dejado de tener vida para estar todo el día de profe, de cocinero y cocinera, de limpiadora y limpiador… sin vida más allá de estar al servicio de la comunidad familiar.

Esto es una mierda con todas las letras.

O quizás no lo sea tanto como parece al principio, y cambiando la actitud, podamos ver esto con otros ojos…

Estos días hemos llegado a preguntarle por la salud a todos los ex que hemos tenido en los últimos 20 años, y no han sido ni dos, ni tres… que nos conocemos… Y la guinda son los niños, porque no nos engañemos tampoco: están súper estresados también. Aunque son pequeños y no se enteran de qué pasa exactamente, sí perciben el miedo de los mayores y saben que algo pasa…, y no es bueno.

De un plumazo, se han quedado sin ver a sus amigos del colegio. Sin el patio, ¡ése que les dejaba ese olor tan peculiar al llegar a casa!!! Sin un ritmo de vida con horarios estrictos. Vamos que si vives en Madrid, desde el 11 de marzo de 2020 se han quedado sin vida social, sin actividad física ni ejercicio, sin rutinas de vida ni horarios, y se han encontrado de golpe con un papá y una mamá que puede que conserve el trabajo (o no), y tenga que trabajar desde casa, sin saber muy bien por dónde se andan, ni cómo hacerlo…

Adultos preocupados que no saben cómo teletrabajar.

Adultos que han perdido el trabajo y no saben cómo llegar a final de mes.

Adultos enfermos que tienen que irse al hospital o aislarse.

Adultos nerviosos que gritan más que de costumbre y pierden los nervios con facilidad.

Adultos que no tienen ni puta idea de cómo educar un niño en casa…

Empatizar con tu peque… Ése o ésa que de repente se ha visto también sin “su vida de siempre”… sin su patio, y que no tiene claro qué pasa.

Tu hijo, tu hija, tus hijos, tus hijas…, están también súper perdidos y necesitan apoyo para salir de esta situación sin que suponga ningún trauma, sólo aquello que pasó cuando eran pequeños que les tuvo en casa con papi y con mami un par de meses.

¿Quieres saber cómo? Pues en Psicología del Triunfo, como psicólogos y como padres, te damos las claves para pasar por esta etapa con alegría y con el mínimo de estrés posible, porque coronavirus y niños, son una realidad y educar a tus hijos en casa, sin estrés infantil: es posible.

¡Adelante!

Coronavirus. Estrés infantil.
Coronavirus y estrés infantil, porque los peques también tienen su forma de sufrir esta situación.

«Tranquila, cariño. Tranquilo, amor. 

No eres la única ni el único, que se siente así… Le pasa a más personas»

(Anónimo)

¿Coronavirus? Educar a tus hijos en casa. Estrés infantil

Educar a tus hijos en casa ¿Cómo solucionar el Estrés Infantil?

Hasta ahora has estado mirando mucho cómo te sentías tú, y la verdad es que no te ha dado demasiado tiempo para ver cómo están los niños.

Es normal. Tu vida ha cambiado de la noche a la mañana, y al principio cuando les mandaron a casa de un día para otro, la gestión de qué hacer con ellos fue el primer fuego que apagar. Sin pensar. Sólo buscar rápidamente una solución de emergencia, antes de salir corriendo al trabajo.

Porque coronavirus y niños, son una realidad y educar a tus hijos en casa, sin estrés infantil: es posible.

Coronavirus. Echan de menos el patio y a los amigos
Coronavirus. Echan de menos el patio y a los amigos, porque su mundo también ha cambiado de un plumazo.

Recoger los libros del colegio para traerlos a casa. Intentar seguir trabajando, pero dejarles con alguien. Tirar de abuelos o de alguien que pudiera cuidarles…

Luego la cosa ha ido empeorando por días, y ya no tenemos ese problema de quién les cuida porque ahora… estamos todos metidos en casita sin salir. Estrés infantil. Estrés de adultos. Convivencia entre cuatro paredes… ¿Qué te voy a contar que no sepas?!?!?!?!

Y espera, que ahora viene cuando la matan: nos alargan la cuarentena y nos encontramos con un nuevo reto, además del de sobrevivir en casa con la pareja, los niños, la suegra, el gato y el loro… ¿Cómo educar a los niños en casa?

Pues ahí estamos todos los padres… Recibiendo deberes de los profesores un par de veces al día (o más), y con mil problemas para entretenerles. Porque los profes mandan un mail o te suben a una plataforma los deberes, y ahí te la peles con los niños. No entienden nada. Tienen mil dudas. Se ponen tristes. Se frustran. Les falta patio. Lloran. …y tú estás de los nervios, intentando teletrabajar, haciendo la comida con una mano, la videoconferencia con la otra, limpiando el puto virus del aluminio con la lejía y consolando a tu pareja que está al borde de un ataque de nervios.

¿Te suena algo de esto?

Los niños están muy estresados, y lo estarás notando cada día… Aunque jueguen a la Tablet, la Xbox, la PlayStation y la Nintendo Switch, al final necesitan otras cosas como jugar y sentirse a salvo de toda esta locura.

Dime si te suena alguna de estas cosas que te cuento:

¡Ahora se viene a dormir a mi cama! Y llevaba sin hacerlo siglos…

Se ha vuelto a hacer pis.

Tiene miedo por la noche y sueña más que nunca.

Le cuesta dormirse.

Se levanta varias veces después de estar acostado y acostada.

No va al baño con regularidad. Supongo que porque no se mueve como antes con el ejercicio del bendito patio de colegio.

Llora más que antes, y está más sensible.

Echa de menos a sus amigos y sus amigas del cole.

Pues sí: nuestros hijos están estresados. Tienen miedo. Y no saben muy bien cómo gestionarlo, porque son pequeños. Nos pasa a nosotros, pues a ellos aún más.

No hay fórmulas mágicas, pero sí hay unas pautas que puedes seguir para reducir el estrés de tus peques.

Objetivo: que cuando sean mayores recuerden estos días como algo que pasó, donde lo pasaron genial con papá y con mamá en casa, lejos de dramas que les puedan dejar marcados de ninguna manera.

Proteger a los más pequeños. Ése debe ser nuestro objetivo como padres, y tratar de hacer que esta situación, les afecte lo menos posible.

¡Vamos a ello!

«Te quiero, amor bonito. No tengas miedo, que con mamá / papá estás a salvo…»

(Anónimo)

¿Coronavirus? Educar a tus hijos en casa. Estrés infantil.

¿Cómo reducir el estrés infantil? ¿Cómo combatir el estrés en los niños?

1. ¿Noticias? ¡Las justas!

Que está bien veas un poco de noticias, pero si el telediario normalmente ya lleva el símbolo de que no es apto para menores de 7 años, ahora… menos aún.

Muertos, curvas, contagiados… ¡que los niños están aprendiendo más estadística estos días, de lo que se estudia en primero de carrera!!! Mesura. Está bien que te informes tú un rato, pero también con medida. La sobre-información no aporta mucho, y estresa más que otra cosa.

¿De dónde coger la información? Pues para ti elige fuentes oficiales y huye de sensacionalismos que te alteren el alma… Cuanto más tranquila y tranquilo estés, mejor estarás con los niños. Es un buen comienzo que comiences a dosificar cuánta tele de noticias se ve en casa.

Miguel y yo desde Psicología del Triunfo, hemos limitado cuánta televisión con noticias de coronavirus enseñamos a nuestros hijos, y el resultado ha sido muy bueno.

¿Te parece es bueno limitar la información que reciben los niños?

¿Qué crees que entienden ellos de la pandemia y la situación?

No perdamos el Norte: ellos no entienden qué ocurre, pero si ven angustia o miedo en cómo tú recibes las noticias, ellos sentirán ese miedo y esa incertidumbre. Limitarlo está en tu mano. Una buena solución para explicarle a tus peques qué es el virus, de una forma que puedan entender, es usando un cuento. El Colegio Oficial de la Psicología de Madrid, recomienda éste: pincha aquí para descargarlo en pdf

¿Sigues leyendo conmigo?

Coronavirus: noticias y niños
Coronavirus: noticias y niños. Cuidado con qué información les damos y reciben…

2. ¿Te interesa cómo se siente tu peque? Pregúntale.

Sí… te parecerá una tontería, pero ellos tienen su forma de ver esto y la mejor manera de saber cómo lo están viviendo es preguntarles.

A todos nos gusta que se interesen por nosotros y nos pregunten, y los niños ahora que están fuera de sus rutinas, y no entienden bien qué sucede, más aún. No ignores lo que sienten, los miedos que tienen, ni sus dudas. Y sobre todo, no esperes a que ellos te pregunten, porque si te están viendo con preocupación, quizás no lo hagan… adelántate y pregúntale.

Cuando le hables, acuérdate de la edad que tiene: usa palabras que entienda. El virus es un “bichito malo que hace pupa a los mayores” si tu peque tiene menos de 7 años. A partir de esa edad, puedes empezar a hablarle con más realidad.

Escucha con mucha atención todo lo que tenga que contarte. Sin prisas. Dedicándole toda tu energía y tu tiempo, como si el mundo empezara y acabara en lo que te está contando.
El mundo exterior con los problemas de muertes y contagios, deben quedar fuera de su entorno pequeño.

Que cosas sí tienen que aprender: cómo protegerse, con el lavado de manos, toser o estornudar con el codo flexionado, no tocarse la cara, tener cuidado de no tocar nada cuando salgan, y demás recomendaciones, pero ¡OJO!!!, no les creemos un miedo irracional. No generemos en ellos otros problemas.

Si nos ven con calma y sabiendo manejar el estrés, ellos también lo verán con normalidad y tranquilidad.

Coronavirus y niños felices
Coronavirus y niños felices

3. Transmítele calma y seguridad. Hazle sentir bien.

Coge al vuelo sus dudas y temores, los que tengan que ver con el virus y los irracionales… El estrés infantil.

Sí, eso es lo que realmente les dan miedo y lo que está detrás de todo:

No quiero quedarme sin mi mamá.

Papá, no quiero que te mueras.

¿La abuelita está bien?

¿El abuelo se va a morir, mamá?

Esas preguntas u otras parecidas, es lo que está detrás de ese estrés infantil que tienen nuestros hijos. Además de un cambio de rutinas, de haber perdido su patio, su colegio, sus amigos… su vida social y toda esa vida que ellos conocían hasta ahora, está el miedo con letras mayúsculas:

EL MIEDO A PERDERNOS A NOSOTROS, sus padres y sus referentes de vida.

Ahí podemos calmarles, y decirles lo mismo que nosotros necesitamos oír a veces. Lo que nos viene tan bien que nos digan aho ra…

Tranquilo, cariño.

Tranquila, mi amor.

Todo va a ir bien.

Aquí está mamá contigo, que no se va a ningún sitio.

Papá sigue a tu lado, y va a seguir siempre.

Te quiero mucho, mi vida.

No tengas miedo de nada.

Todo va a ir bien.

No tienes que mentirles, sólo darles seguridad, paz y confianza. La mayoría de las personas se recuperan, y los abuelitos tienen que cuidarse más, y guardar todos los besos para después.

4. Sin tabúes.

Los niños son súper listos, y si ven que no puede hablarse del tema, inventarán sus propias historias para dar respuestas a lo que no les cuentas. Llenarán los huecos con fantasías que puede que sean peor que la realidad…
Por eso, es mejor sacar el tema de vez en cuando para comprobar qué piensan, qué sienten, cómo se encuentran… para ver cómo están viviendo el coronavirus, el confinamiento, el estar en casa con los papis y las mamis…

¿Qué consigues con esto?

Pues transmitir seguridad y abrir el diálogo con ellos. Que sientan que no hay temas prohibidos en casa, y que sus dudas y sus miedos no se hacen grandes, ni crecen solos.
Porque papá y mamá se ocupan de hacer esos miedos “chiquititos” a base de una herramienta muy buena: el cariño y las palabras.

Preguntándoles cada poco cómo se encuentran y qué piensan, pones luz en esos miedos de tus hijos, y la realidad controlada, puesta a su nivel y a su lenguaje, son la mejor solución.

Miedos de los niños. Poner luz. Coronavirus
Miedos de los niños. Poner luz. Coronavirus.

«Cariño, somos un equipo y esto lo vamos a hacer juntos. ¿Me ayudarás?»

(Anónimo)

¿Coronavirus? Educar a tus hijos en casa. Estrés infantil.

5. Sinceridad sí, pero sin crudeza.

Aunque es cierto que no hay que mentirles, en esta situación que nos encontramos es importante valorar si se les cuenta que un familiar ha fallecido o está afectado de forma crítica por el virus.

No hay que olvidar que nuestros hijos no son “adultos bajitos”, sino que realmente no entienden las palabras que usamos muchas veces, ni lo que les contamos… Hay que adaptárselo a su forma de ver la vida y a su edad.
En este momento, el ideal sería evitar hacer referencia a ellos, pero ¿qué hacemos si nos preguntan expresamente por el tito o el abuelito?

En ese momento cada uno de nosotros en conciencia tomará la decisión que considere más adecuada, tratando de salvaguardar y proteger a sus hijos de la cruda realidad.

Creo que yo en este momento concreto y con la situación que vivimos mientras escribo este artículo, a mis hijos les diría que el tito o el abuelito están bien, y que cuando todo esto pase, iremos a verles.

Desde Psicología del Triunfo siempre hemos defendido el ser sinceros, la integridad, la honestidad y los valores, sin embargo, en este momento tan delicado para nuestros hijos, es bueno hacer una valoración para saber si les contamos lo que ocurre, con el máximo de cariño que podamos, o si lo dejamos para más adelante… Posponer el contarles que un familiar querido se ha ido, puede ser una solución temporal para protegerles y hacerles sentir “a salvo”, mientras pasa esta situación de confinamiento.

Para todos, la pérdida de un ser querido es siempre una situación dolorosa… y antes o después, nuestros pequeños tendrán que enfrentarse a ella. Con o sin coronavirus.

Sin embargo, valorar si tiene que ser ahora o es mejor dejarlo para dentro de unas semanas, es algo que como madre y padre puedes decidir. Tomes la decisión que tomes, desde Psicología del Triunfo sabemos que lo estarás haciendo de corazón y con la mejor intención para tus pequeños.

Ya sabes cómo hablar a tus hijos y mantener bajo control la situación con ellos, gracias a estos cinco consejos. ¿Quieres saber ahora qué hacer contigo mismo o misma?

Porque todo esto está genial, pero si no te aguantas ni tú, mejor no hablamos de cómo llevar la diaria con tu pareja – la suegra – el suegro – el niño – la niña – el perro… todo salta por los aires y le haces la peina al artículo, a la familia y todo el mundo… Así que empecemos por ti,

¿te atreves a seguir leyendo para estar tranquilo / tranquila?

(¡Sin usar el vino y la cerveza como comodines… todo el tiempo!)

Pues Miguel y yo hemos querido dedicarte un artículo entero sólo para ti. Para el adulto. Para el hombre y la mujer que eres… que de papi y de mami está bien, pero también es importante que no te “olvides” de ti como persona.
En este link lo tienes todo: pincha aquí.

Pregunta a tus hijos
Pregunta a tus hijos cómo se sienten. Empieza a mejorar tu diálogo con ellos.

¿Coronavirus? Educar a tus hijos en casa. Estrés infantil.

¡Qué fácil  serlo con este artículo!

Mamita – Papito… Mantengamos el Norte…​

Has leído mil artículos ya de cómo mantener la tranquilidad, y seguro que estás intentando la mayoría de las cosas… con más o menos éxito.

Cosas que sí funcionan de cara a los pequeños:

  • Cuida lo que hablas delante de los niños, están con la antena puesta y es importante que no entren en pánico porque hayan oído algo que has hablado, y que no han entendido… pero que les ha asustado.
  • Que no naveguen solos por las redes, porque pueden encontrar información para la que no estén preparados.
  • Trata de mantenerles un ritmo de horarios y hábitos. Para ti y para ellos. Por supuesto con recreos y momentos de no hacer nada.
  • Dramas zero. No es el fin del mundo, es algo que pasará en un tiempo limitado. Así que no lo veas como el “fin del mundo” porque, aunque las situaciones personales efectivamente son duras y detrás de cada número, hay una vida y una historia, mantener la calma y pensar en positivo, son fundamentales en estos momentos.
  • Los fines de semana existen: no hay que olvidarlos tampoco. El finde no hay deberes, así que aprovecha a echar un parchís, una oca, un Monopoly o ver una peli juntos. ¿Otra opción? Entrar en la cocina y hacer algo fácil juntos, como por ejemplo un pastel. Aquí te dejo un vídeo del que hago yo con mis hijos. Son tres minutos y sólo manchas una taza y un par de cucharas. Los ingredientes que necesitas son: 1 huevo, una pizca de sal, media cucharadita de levadura en polvo, y a partir de ahí cucharas soperas de: 4 de Leche, 3 de aceite, 3 de azúcar, 3 de harina y 3 de cacao en polvo o sin cacao. ¡Fácil y se ponen de contentos!!!
  • ¿Qué pensáis hacer en Semana Santa?

Ideas que hacer con tus hijos en casa

Como van a ser unos días sin deberes y sin trabajo, desde Psicología del Triunfo queremos darte algunas ideas para que podáis entreteneros un poco. Ahí van los links:

¿Coronavirus? Educar a tus hijos en casa. Estrés infantil.

¡Qué fácil  serlo con este artículo!

Conclusión

¡Se acabó el artículo! Ya tienes todo lo que necesitabas para saber estar más tranqui con los niños.

Al final son cuatro cosas las que hay que tener bajo control con ellos, y sobre todo: que tú estés lo más relax posible. Si no lo estás, de nada sirven los mil consejos que te dé nadie…

Si no meditabas y te apetece empezar: es un momento estupendo para hacerlo. Leer, ver la tele y sobre todo, no dramatizar, es fundamental para mantener la cordura en este mesecito que nos queda por delante.

En cuanto a los niños, repaso las cuatro ideas que te ayudarán a terminar el día con una sonrisa:

1.¿Noticias? ¡Las justas!

Porque no son “adultos bajitos”, hay que adaptárselo a su forma de ver la vida y a su edad.

2. ¿Te interesa cómo se siente tu peque? Pregúntale.

No ignores los miedos que tienen, ni sus dudas… adelántate y pregúntale.

3. Transmítele calma y seguridad. Hazle sentir bien.

4. Sin tabúes.

Es mejor sacar el tema de vez en cuando para comprobar qué piensan, qué sienten, cómo se encuentran…

5. Sinceridad sí, pero sin crudeza.

Son niños… cuidado con cómo les contamos la realidad de lo que sucede.

Tienes unas cuantas píldoras para disfrutar estos días en casa con tu pequeña familia. La situación fuera es la que es, y tenemos por delante bastantes semanas aún, así que de nada sirve deprimirse o sentir que nuestra vida es un infierno, porque de un modo u otro seguiremos en casa.

Video conferencias con amigos y familia, tanto los pequeños con sus amiguitos como nosotros con nuestra gente.

Ejercicio en casa, aunque no hayas hecho en tu vida. Meditación. Yoga. Tele. Cocina. Películas. Netflix. Video consolas…. En unos meses esto habrá pasado, y es fundamental que el estrés infantil no haya llegado a tocar nuestra puerta en ningún momento.

En nuestra mano está como padres saber mantenerlo a raya y fuera de casa.

Desde Psicología del Triunfo deseamos que estéis fenomenal, y que estas claves te ayuden con tus hijos estos días.

¡Que la fuerza y el Triunfo os acompañen!


¡Adelante! Que la psicología del triunfo te acompañe…

····

Si este artículo te ha parecido interesante y guay, haz clic en alguna de las redes sociales de abajo para compartirlo y ayudarnos a llegar a más gente y que todos podamos disfrutar de

«¿Coronavirus? Educar a tus hijos en casa. Estrés infantil.» 

Aprende cómo educar a tu hijo en casa, en época del coronavirus.

¡Mil gracias de antemano!

¡Compártelo!

Deja un comentario